Iniciar un proyecto con la idea de que no va a funcionar garantiza el fracaso y es por ese miedo a que las cosas no salgan bien que comenzamos a ponernos pretextos para no dar el paso:

“Hay muchos haciendo lo mismo que yo” “es difícil conseguir pacientes/clientes” “debes tener dinero para invertir y poder comenzar”

Nadie hace lo mismo que tú, todas tenemos algo que amamos hacer, conocimientos que compartir, experiencias y recursos que otras personas necesitan y están buscando.

Nadie puede hacer lo que tú haces porque lo que tienes para dar es único y hay personas allá afuera esperando recibirlo, pero si no lo haces tú alguien más lo hará, probablemente no con la misma calidad y amor al servicio como lo harías tú.

Si hoy te detienes por el miedo a que no funcione, el miedo a que no puedas sola, el miedo a tener que renunciar a algunas cosas que hoy tienes… jamás podrás saber en dónde estarías el día de mañana.

Deja de buscar consejos y escuchar opiniones de gente que no tiene lo que tu quieres, deja de minimizar tus cualidades, deja de imitar lo que otros ya están haciendo porque crees que te va a funcionar también, lo que ves es sólo la superficie, realmente no sabes lo que hay dentro.La abundancia viene de ser genuina y auténtica, de confiar en ti y en tus capacidades, ser creativa, de dedicarle el 100% a tu propio proyecto, de invertir en conocimiento y experiencia de quienes ya pasaron por ahí y saben cuál es el camino para lograrlo.

Un día en lugar de hacer el miedo a un lado lo tomé de la mano para usarlo a mi favor.